Joe Biden se muestra decepcionado por el bloqueo del Supremo al mandato de vacunación en las empresas

Washington – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró este jueves “decepcionado” por la decisión del Tribunal Supremo del país de bloquear su mandato a las grandes empresas, que requería que exigieran a sus empleados que se vacunaran contra el COVID-19 o presentaran semanalmente pruebas negativas a coronavirus.

En un comunicado, Biden lamentó que la máxima instancia judicial del país haya “elegido bloquear requisitos de sentido común que salvan vidas para los empleados de grandes empresas, basados en la ciencia y la ley”.

Destacó que, como resultado del fallo, dependerá de los estados y las empresas decidir si hacen que los lugares de trabajo y las tiendas sean “lo más seguros posibles” para los empleados y trabajadores, exigiendo que estén vacunados.

Pese a este varapalo, Biden aseguró que continuará abogando para que los empleadores hagan “lo correcto” para proteger la salud de los estadounidenses y la economía.

“Insto a los líderes empresariales a que se unan de inmediato a aquellos que han dado un paso al frente, incluidas un tercio de las compañías de Fortune 100- y que establezcan requisitos de vacunación para proteger a sus empleados, consumidores y comunidades”, exhortó.

En la nota, Biden recordó que su Administración comenzó a instaurar mandatos de vacunación a finales de julio, cuando había 90 millones de estadounidenses sin inmunizar, que hoy en día esa cifra se ha reducido a 35 millones.

“Estos requisitos de vacunación se aplicaron a miembros de las Fuerzas Armadas, trabajadores federales, contratistas, empleados sanitarios y de grandes empresas”, enumeró Biden, quien agregó que si su Gobierno no hubiera impuesto esos mandatos, Estados Unidos tendría ahora más muertos por COVID-19 e incluso más hospitalizaciones.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, fue preguntada en su rueda de prensa diaria sobre la resolución del Supremo y adelantó que el Gobierno seguirá trabajando con los empleadores para transmitirles “de forma clara” el beneficio de requerir la vacunación o hacerse pruebas de COVID-19 a sus trabajadores.

La orden presidencial que obligaba a vacunarse o a presentar semanalmente resultados negativos de tests de covid-19 a los empleados de todas las compañías con 100 trabajadores o más debía empezarse a implementar en febrero.

Por otro lado, el Supremo sí dio luz verde a otro mandato de Biden para que se vacunen los profesionales de más de 50,000 instalaciones sanitarias de Estados Unidos, aquellas que reciben subsidios federales de los programas Medicare o Medicaid, y en las que trabajan unos 17 millones de personas.

A este respecto, el presidente dijo en su comunicado que esta decisión “salvará vidas”: “Las vidas de los pacientes que buscan atención en centros médicos, así como las vidas de médicos, enfermeros y otras personas que trabajan allí”.