Tres hombres blancos son encontrados culpables del asesinato de Ahmaud Arbery

Brunswick, GeorgiaLos tres hombres acusados por la muerte de Ahmaud Arbery fueron encontrados culpables de asesinato por un jurado que entregó su veredicto en la tarde de hoy, miércoles.

Los miembros del jurado sometieron su veredicto tras deliberar por unas 10 horas como parte de un juicio en el que el ministerio público sostuvo que los ahora convictos provocaron una confrontación con Arbery, mientras que la defensa argumentó que sus clientes actuaron en defensa propia.

Gregory y Travis McMichael, padre e hijo, recogieron sus armas de fuego y entraron a un camión para perseguir a Arbery, de 25 años, tras verlo corriendo por las calles de la urbanización en Brunswick, en las afueras de Georgia, en febrero de 2020. Un vecino, William Bryan Jr., se unió a la persecución en su propio camión y grabó, con su celular, el momento en que Travis McMichael hirió de muerte a Arbery con una escopeta.

El asesinato de Arbery se convirtió en parte de la discusión nacional sobre la injusticia racial luego que el vídeo fue filtrado dos meses después de los hechos. Aunque los fiscales no argumentaron que el asesinato de Arbery tuvo motivaciones raciales, autoridades federales radicaron cargos de crímenes de odio contra los tres hombres que persiguieron y mataron a Arbery por ser un hombre negro.

“Mi hijo no hizo nada malo; lo único que hizo fue correr y tener sueños”, dijo el padre de Arbery, Marcus Arbery, momentos después de conocer el veredicto de culpabilidad.

La foto muestra, de izquierda a derecha, a Travis y Gregory Mc Michael, y a William Bryan Jr.
La foto muestra, de izquierda a derecha, a Travis y Gregory Mc Michael, y a William Bryan Jr. (The Associated Press)

Los tres hombres, que son blancos, irán a juicio por los cargos de crímenes de odio en febrero de 2022.

Entretanto, la madre de Arbery, Wanda Cooper-Jones, dio las gracias al público que se congregó en las afueras del tribunal y admitió pensar que este día nunca llegaría.

“Ha sido una larga lucha. Ha sido una lucha difícil. Pero Dios es bueno. Ahora (Ahmaud) descansará en paz”, puntualizó Cooper-Jones.

Como parte del proceso de deliberación, el jurado solicitó revisar, nuevamente, las dos versiones del vídeo del asesinato: el pietaje original y una versión modificada, presentada por la fiscalía, en la que se eliminaron las sombras. Solicitaron además, escuchar la llamada de unos 30 segundos realizada al sistema de emergencias 9-1-1 por uno de los acusados.

El jurado, compuesto en su mayoría por personas blancas, comenzó el proceso de deliberación el pasado martes.

Los McMichaels indicaron a la policía que sospechaban que Arbery intentaba huir de la escena de un supuesto robo. Fue en ese momento que decidieron armarse y subieron a su camión para perseguirlo el 23 de febrero de 2020. Bryan Jr. se unió a la persecución luego que Arbery y McMichael pasaron por su casa y grabó el acto en que Travis disparó contra Arbery a corta distancia y mientras la víctima lanzaba golpes e intentaba arrebatarle la escopeta al ahora convicto.

En la llamada al 9-1-1 realizada por Gregory se escucha cuando le dice al operador “estoy en Satilla Shores. Hay un hombre negro corriendo por la calle”. Acto seguido, comienza a gritar, al parecer, cuando Arbery comienza a correr en dirección de la camioneta y mientras Bryan Jr. se acercaba en su propio vehículo.

“¡Detente ahí! ¡Demonios, detente! ¡Travis!”, se escucha a Gregory McMichael gritar. Unos segundos después se escucharon disparos en la grabación.

Los abogados de defensa argumentaron que los McMichaels intentaron realizar un arresto civil para detener y cuestionar a Arbery como sospechoso de un robo, esto luego de que fue visto mientras salía corriendo de una residencia en construcción.

Travis McMichael testificó que le disparó a Arbery en defensa propia porque se volteó y comenzó a agredirlo con sus puños luego de pasar al lado del camión. En ese momento, Travis McMichael se encontraba en el camión y con la escopeta en manos.

Por su parte, la fiscalía resaltó que no se presentó evidencia de que Arbery cometió un robo u otro crimen en la urbanización de los acusados. La víctima se había matriculado en una escuela técnica y se preparaba para convertirse en un perito electricista, como sus tíos.