Prohíben en Alemania y Austria los barbijos de tela o tapabocas caseros

Esta semana, la canciller alemana Angela Merkel y los líderes de las regiones alemanas acordaron imponer el uso obligatorio de barbijos quirúrgicos de protocolo «FFP2» (equivalente al N95). La medida fue dispuesta luego del crecimiento de casos en ese país y tras prohibir los barbijos de tela o tapabocas caseros.

Se acordó, además, extender el teletrabajo o trabajo remoto, de modo que el empleador deberá ofrecer esa opción a sus trabajadores siempre que sea posible.

Este martes 26 de enero se informaron más de 900 muertos por coronavirus durante las últimas 24 horas, con lo que el país europeo roza ya los 53.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia, con más de 2,1 millones de casos.

Alemania y Austria prohiben los tapabocas de tela.
Estalla la demanda por el barbijo quirúrgico del tipo «FFP2».

El Instituto Robert Koch (RKI), el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas, señaló a través de su página web que durante el último día se han confirmado 6.408 casos y 903 fallecidos, lo que sitúa los totales en 2.148.077 y 52.990, respectivamente.

En similar situación está Austria, cuyo Gobierno estableció el uso obligatorio de barbijos tipo FFP2 en comercios, transporte público, mercados, e instalaciones donde se proporcionen servicios, como talleres mecánicos, y edificios públicos. Al mismo tiempo, se amplió la distancia de seguridad para evitar contagios a dos metros.

Alberto Fernández le pidió más apoyo a Angela Merkel ante el FMI

Entretanto, el Ejecutivo alemán reconoció este lunes estar preocupado por la variante del SARS-CoV-2 detectada en Reino Unido, que al parecer se transmite con más facilidad. En palabras del vocero del Gobierno germano, Steffen Seibert, la mutación plantea un «peligro muy serio» en Alemania, que hasta ahora detectó una cifra muy baja de casos de la variante.

Alemania y Austria prohiben los tapabocas de tela.

Seibert señaló que, tras semanas de confinamiento, la tasa de infecciones por COVID-19 finalmente está bajando, pero «al mismo tiempo hay un riesgo muy real de que la variante del virus prevalezca como en otros países y los números aumenten otra vez».

El Gobierno de Alemania acordó la semana pasada con los líderes de los estados federados la extensión del confinamiento impuesto por la pandemia hasta el 14 de febrero. La medida, inicialmente prevista para finales de enero, implica el cierre de restaurantes, instalaciones de ocio y tiendas de productos no esenciales, al tiempo que se hizo obligatorio el uso de mascarilla en el transporte público y se fomentó el teletrabajo.

Para la OMS, los barbijos de tela siguen siendo efectivas

A contramano de Alemania y Austria, la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó los barbijos o mascarillas de tela siguen siendo eficaces, incluso contra las nuevas variantes del coronavirus. Manifestaron además que no prevén cambiar sus recomendaciones.

«Todas las personas de menos de 60 años que no tengan problemas de salud particulares pueden usar las mascarillas de tela, no quirúrgicas», afirmó la responsable de la gestión de la pandemia en la OMS, Maria Van Kerkhove.

Alemania y Austria prohiben los tapabocas de tela.

«En las zonas donde el virus circula, hay que llevar puesto el barbijo cuando las personas están amontonadas y es imposible que se hallen a por lo menos un metro de distancia las unas de las otras, y también en cuartos con poca o mala ventilación», añadió en conferencia de prensa.