Los cárteles mexicanos invaden TikTok

Por Oscar López

Ciudad de México — Cachorros de tigre y armas semiautomáticas. Montones de billetes y autos blindados. Campos de amapola que se riegan al sonido de canciones que ensalzan la cultura de los cárteles de narcotráfico mexicanos.

Este es el mundo de Cártel TikTok, un género de videos que muestran a grupos de narcotráfico y sus actividades que cosecha cientos de miles de vistas en la popular plataforma de redes sociales.

Pero detrás del narco oropel y del baile de los miembros de las pandillas hay una siniestra realidad: mientras que México está otra vez por romper récords en homicidios este año, los expertos en crimen organizado dicen que Cártel TikTok solo es la más reciente campaña de propaganda diseñada para enmascarar el baño de sangre y mostrar una promesa de riqueza infinita para atraer a reclutas jóvenes y descartables.

“Es narcomarketing”, dijo Alejandra León Olvera, antropóloga en la Universidad de Murcia en España que estudia la presencia de los grupos del crimen organizado en redes sociales. “Utilizan este tipo de plataformas para hacerse publicidad, pero claro, como esta publicidad hedonista”.

En México, el contenido de los cárteles ha circulado en redes sociales durante años; este mes empezó a inundar los canales de TikTok en Estados Unidos luego de que un segmento de una persecución en lancha a toda velocidad se viralizó en la plataforma donde se comparten videos.

La persecución acuática en video apareció para los adolescentes estadounidenses en su página de For You, que recomienda a los usuarios videos que podrían encontrar interesantes. Millones de usuarios marcaron con “me gusta” y compartieron el segmento. Sus clics hicieron que el video subiera en el algoritmo de la sección For You, lo que hizo que más personas lo vieran.

Y una vez que habían visto la persecución en lancha, el algoritmo empezó a ofrecerles segmentos que parecían originados en los grupos de narcotráfico en México, primero por goteo y luego en una gran ola.

“Ni bien empecé a darle like a ese video de la lancha y luego había videos de mascotas exóticas, videos de coches”, dijo Ricardo Angeles, un TikToker de 18 años de California interesado en la cultura de los cárteles.

“Es fascinante”, dijo, “como ver una película”.

Otros también empezaron a notar la ola de videos de los cárteles y a publicar reacciones a la inundación de armas y autos de lujo que aparecieron en sus canales de novedades.

“¿Los cárteles acaban de lanzar su estrategia de marketing de TikTok?”, preguntó un desconcertado usuario en un video visto unas 490,000 veces. “¿El coronavirus les hizo daño a todos ustedes?”.

Cuando se le preguntó sobre la política respecto a los videos, una vocera de TikTok dijo que la empresa estaba “comprometida en trabajar con las fuerzas de la ley para combatir la actividad criminal organizada” y que elimina “contenido y cuentas que promueven la actividad ilegal”. Los videos de cárteles que se enviaron a TikTok para que la empresa comentara al respecto pronto fueron eliminados de la plataforma.

Aunque para la mayoría de los TikTokers adolescentes el contenido de los cárteles puede ser novedoso, la representación en línea de la narcocultura tiene más de una década de antigüedad, cuando México empezó a redoblar su sangrienta guerra contra esas bandas, de acuerdo con Ioan Grillo, autor de El narco: en el corazón de la insurgencia criminal mexicana.

Al principio, los videos eran violentos y explícitos: imágenes de decapitaciones y tortura que se subían a YouTube con el fin de atemorizar a los grupos rivales y de mostrar a las fuerzas del gobierno la crueldad a la que se enfrentaban.

Pero el contenido se volvió más sofisticado en tanto las plataformas sociales evolucionaron y los cárteles fueron adquiriendo destrezas digitales.

En julio, un video que circuló ampliamente en redes sociales mostraba a integrantes del violento Cártel Jalisco Nueva Generación en ropa de combate, sosteniendo armas de grueso calibre y alentando a su líder junto a decenas de vehículos blindados marcados con las iniciales CJNG.

Esta muestra de fuerza apareció en línea al mismo tiempo que el presidente Andrés Manuel López Obrador estaba de visita en los estados que constituyen el bastión del cártel.

“Es como una patada, como un golpe en el estómago a la estrategia de seguridad del gobierno”, dijo Grillo.

López Obrador, cuya campaña prometió confrontar el crimen con “abrazos no balazos” hasta ahora no ha logrado impactar de manera significativa la violencia del país, que solo el año pasado registró 34,582 homicidios.

Pero aunque algunos videos se siguen produciendo para propagar el terror, otros están hechos para mostrarle a los jóvenes del campo mexicano los beneficios potenciales de unirse al narcotráfico: dinero infinito, autos caros, mujeres hermosas, mascotas exóticas.

“Se trata del sueño, se trata de chambearle”, dijo Ed Calderon, consultor de seguridad y exintegrante de las fuerzas de seguridad en México. “Eso es lo que venden”.

Según Falko Ernst, analista sénior para México del International Crisis Group, un centro de estudios global, algunos de los videos de TikTok podrían estar producidos por los mismos integrantes de los cárteles, en especial jóvenes sicarios ansiosos por mostrar sus botines de guerra.

Aún así, dijo, la mayoría posiblemente los graban los operadores jóvenes de menos rango de los grupos y luego sus amigos o quienes aspiran a ese estilo de vida los circulan ampliamente en internet.

Pero ya sea los cárteles o simplemente los aspirantes a mafiosos quienes los producen y comparten, el objetivo final es el mismo: atraer a un ejército de jóvenes dispuestos a dar la vida por acercarse a la gloria.

Las bandas, dijo Ernst, dependen de este “mar de jóvenes”.

A pesar de que los videos de armas con piedras preciosas y autos modificados han circulado en Instagram y Facebook durante años, TikTok le ha dado una nueva dimensión al género de la narcocultura.

“El mensaje tiene que ser rápido, tiene que ser atractivo, y tiene que ser viral”, dijo León, la antropóloga. “Se hace divertida la violencia, o hasta le ponemos musiquita”.

Un video, que atrajo más de 500,000 me gusta antes de que lo eliminaran, muestra a un campesino rebanando vainas verdes de semillas en un campo de amapola, al parecer para cosechar la resina con la que se produce la heroína.

“Aquí en la sierra puro morro trabajador”, dice una voz en off. “Pura gente de bien”.

En otro video, de una cuenta ahora desactivada llamada El payaso del CJNG, en referencia al cártel de Jalisco, una silueta vestida de negro con un chaleco antibalas y un rifle AR-15 hace un paso de baile conocido como el Floss.

A pesar de que los videos están dirigidos a una audiencia en México, para los usuarios en Estados Unidos que ayudan a promoverlos explotan una fascinación popular creciente con el mundo de los cárteles, uno que series como Narcos de Netflix han propagado.

En parte, ese fue el atractivo para Angeles, el adolescente de California, cuyos padres migraron de México antes de que él naciera.

Aunque reconoció la violencia real detrás de los videos, Cartel TikTok se ha convertido en un modo de conectar con la cultura popular mexicana desde una distancia segura.

“Hay una diferencia entre mirar Narcos y que te secuestre uno”, dijo Angeles.

Los videos también son un cruel recordatorio de la vida que pudo haber tenido si sus padres no hubieran buscado mejores oportunidades del otro lado de la frontera.

“Yo podría haber estado en ese estilo de vida”, dijo Angeles. Pero “preferiría estar sin dinero y sin nombre que rico y famoso”.