Azerbaiyán no quiere Fuerzas de Paz en Nagorno Karabaj

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, rechazó ayer la propuesta de Rusia de enviar tropas de paz al enclave de Nagorno Karabaj, donde fuerzas azeríes y armenias mantienen un frágil cese del fuego luego de furiosos combates iniciados tras una ofensiva de Bakú, el 27 de septiembre.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, propuso el jueves el envío de fuerzas de paz para controlar el cumplimiento del alto el fuego acordado la semana pasada en esta región, cuya soberanía se diputan Armenia y Azerbaiyán.Para Aliyev, el despliegue del personal de paz es parte de “la última etapa de las conversaciones” con Armenia, después del diálogo sobre la soberanía del enclave.

El presidente azerí también rechaza la presencia de observadores internacionales en la línea de contacto.  

El rechazo de Aliyev es parte de su decisión de impulsar una “solución militar” al diferendo por el territorio, de mayoría armenia, que proclamó su independencia de Azerbaiyán en 1991, lo que provocó una guerra en la que murieron más de 30 mil personas.  

Armenia se hizo con el control de todo el enclave y de siete distritos colindantes en suelo azerí durante la guerra que la enfrentó con Azerbaiyán y que terminó con un alto el fuego en 1994 gracias a la mediación de Rusia. Desde entonces, los esfuerzos de mediación de Rusia, Francia y Estados Unidos, copresidentes del Grupo de Minsk en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), no han permitido resolver el conflicto por la soberanía de esta región.

Ejercicios. En medio de la tensión, Rusia anunció ayer que su marina comenzó ejercicios militares en aguas del Mar Caspio, cerca de Azerbaiyán. 

Los ejercicios se realizan en las aguas centrales del mar, al norte de Bakú, pero el ministerio de Defensa ruso, aseguró en una declaración que “las actividades no representa ninguna amenaza y no imponen restricciones  sobre las actividades económicas de los países con costas en el Mar Caspio”, como Azerbaiyán.