Bolivia clausura curso escolar por pandemia de COVID-19

COCHABAMBA, BOLIVIA – El gobierno interino de Bolivia decidió el domingo clausurar el año escolar con la inmediata promoción de los estudiantes al grado superior, ante la imposibilidad de conciliar las clases presenciales y virtuales en medio de la pandemia del coronavirus.

“Hemos tenido que tomar una decisión muy difícil, lo hemos hecho por una sola razón para cuidar la salud y las vida de nuestros niños, de nuestros jóvenes y sus familias. Enviar a los estudiantes a clases en plena pandemia hubiera disparado el contagio entre ellos y sus familias”, dijo la presidenta interina, Jeanine Áñez, en un mensaje a la nación.

Su ministro de la presidencia, Yerko Núñez, explicó en una conferencia de prensa que la gran mayoría del área rural no tiene internet y por lo tanto no existen condiciones para clases virtuales.

Las clases presenciales se suspendieron en marzo como una medida de precaución ante la pandemia y planes para impartir las labores docentes de forma virtual chocaron con protestas de maestros y de padres de familia de las áreas rurales.

La pandemia de coronavirus sigue haciendo estragos en Bolivia, con 80.153 casos confirmados y 3.153 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins, y las infecciones no parecen disminuir.

Además del colapso hospitalario y funerario, Bolivia enfrenta una escasez de insumos y reactivos para las pruebas de detección de COVID-19, lo que impide medir el impacto real del coronavirus en el país.

Fractura política

En ese contexto, organizaciones sociales afines al expresidente Evo Morales y a la Central Obrera Boliviana intensifican desde esta semana sus protestas para exigir que las elecciones generales se mantengan para el 6 de septiembre. El gobierno las tiene postergadas para el 18 de octubre debido a la pandemia.

El ministro de Trabajo, Óscar Mercado, dijo en entrevista con la Voz de América que son intentos de desestabilización y un atentado contra la salud.

“Yo diría que es una presión política del Movimiento Al Socialismo (MAS) conducida desde Buenos Aires y qué hacen: convocan a machas, convocan a paros, convocan a movilizaciones, convocan a bloqueos. No solo están poniéndose en riesgo a ellos sino a toda la comunidad”.

Por su parte, la politóloga María Teresa Zegada, considera que el choque entre el gobierno interino y la legislatura, controlada por MAS, intensificará las divisiones en el país.

“Estamos viviendo un momento de intensificación de las fracturas políticas y sociales que se habían sufrido en el momento electoral del año pasado y lamentablemente lejos de haberse atenuado con este problema de la pandemia y la crisis que están viviendo los bolivianos, más bien se han agravado”, dijo Zegada.

El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, anunció por su lado que desde hoy se asumirá un bloqueo a nivel nacional. 

“Nuestro afiliados ya están en pie de lucha organizándose y emitiendo las convocatorias para que sus sindicatos busquen los puntos estratégicos para el bloqueo. Muchos sectores están conscientes de lo que está sucediendo en el país más allá de lo que se ha determinado, es importante que la población se abastezca porque vamos a entrar a una lucha”, dijo el dirigente.

Bolivia no es un caso aislado en la región, abatida por el incremento de los casos y las muertes por el coronavirus. Con el 8% de la población mundial, Latinoamérica tiene casi un 30% de los casos y muertes por coronavirus en el mundo. Las infecciones se han propagado rápidamente. Países como Brasil, México, Perú y Colombia están en el peor momento. Los sistemas de salud, de por sí frágiles en toda la región, se encuentran saturados, mientras se espera que la economía se desplome cerca de un 9%, aumentando los índices de pobreza y el desempleo.

(Adaptación: Waldo Serrano)